viernes, 21 de septiembre de 2012

Palabra de Ladrona




No te lo he dicho, pero tengo una habilidad especial para apoderarme de las cosas más inverosímiles. Y mañana a las 14.49, cuando la gente esté distraída con sus menús de mediodía o su sobremesa de fin de semana, saldré a la calle en puntillas y con mucho disimulo me robaré el último rayo de sol que le queda al verano. 

Lo guardaré en mi bolso como quien esconde una piedra preciosa, y solo lo sacaré de su escondite para compartirlo contigo; será el secreto que nos sirva para espantar juntos la oscuridad durante esas ciento setenta y cinco noches que nos separan de la siguiente primavera. Es una promesa y yo no falto jamás a mi palabra: conmigo nunca pasarás frío. 


(El texto es un micro relato dedicado al equinoccio de otoño. Y la foto es de Humans of New York, un blog maravilloso en el que es imposible no encontrar inspiración)

1 comentario:

Alinta dijo...

"...me robaré el último rayo de sol que le queda al verano."
Demasiado hermoso y significativo esa frase. Me tocó el corazón. TQM Mami