sábado, 8 de octubre de 2011

10


   
   Esta semana hace una década ya que vivo en Barcelona. O lo que es lo mismo: contando hasta ayer    -que es la fecha que aparece sellada en mi pasaporte como primer día oficial en España- han pasado tres mil seiscientos cincuenta y tres días, para ser más exactos. 

   Normalmente para festejar esta fecha, que para mí tiene el valor equivalente al de un cumpleaños, escribo un post con recuerdos o momentos especiales que han formado parte de ese período e incluso en una ocasión llegué a hacer una lista de las cosas que he acumulado desde el momento en que planté mis dos maletas de 20 kilos cada una en el suelo del aeropuerto de El Prat y no tenía mucha idea de lo que iba a ser mi vida a partir de allí. Pero esta vez, mira tú por donde, mi reflexión es un poco diferente. 

   Diez años no pasan en balde y una -quiera o no- va madurando. Tras hacer las sumas y las restas correspondientes intentando crear una lista más o menos memorable para celebrar esta aniversario, me di cuenta que el regalo más precioso que tengo y también el más digno de ser festejado es el aquí y el ahora. Mi hoy. Lo que me hace feliz en este momento exacto, sin pensar en lo que se ha quedado atrás (sea malo o bueno) y sin analizar o intentar adivinar lo que trae el futuro, que al fin y al cabo aún no existe. 

   Así que sin más preámbulos, aquí va este striptease en forma de lista con las diez instantáneas que dibujan mi presente perfecto:

1. Vivir en Gràcia, mi barrio favorito, en un piso donde por fin logré pintar una pared color rojo fresa e intento (con un margen de éxito discutible...) mantener vivas las plantas de tres macetas que toman sol en mi balcón. 

2. Trabajar en lo que me gusta, ni más ni menos. Con un equipo estupendo, una jefa y varios compañeros a los que admiro y en una empresa bastante singular donde aprendo una cosa nueva cada día. 

3. Haber descubierto el yoga y la meditación, mi nueva adicción. Un lujo poder ir a clases dos veces a la semana y lo mejor de todo, a solo a tres calles de casa.

4. Mis amigos y amigas; algunos nuevos y otros muy antiguos. Con unos comparto media vida, con otros la pasión por los libros y las letras, hay algunos que están muy cerca y otros a los que me toca visitar vía Skype o BB Messenger, pero todos sin excepción son valiosos para mí. 

5. Tener al mejor roomie del mundo y poder contar varias veces vez al año con la visita de la gente que más extraño: mi familia. 

6. Los pequeños grandes rituales que mantienen activa mi inspiración: escribir por las mañanas mientras desayuno, tomar café en el balcón, leer por las noches antes de dormir, observar a la gente en la calle o el Metro, ir al cine, apuntar las ideas en mi manoseada libreta negra, viajar, mirar el mar...

7. Mis sobrinos putativos: Z, L y K, que está en camino. 

8. Inventar una historia a cuatro manos con un corazón pirata y aficionado a los silencios, que me regala un puerto secreto y hecho a mi medida para refugiarme de las tormentas.

9. Pasear, da igual por donde: Gràcia, el centro, la playa, l'Eixample. Simplemente adoro las calles y plazas de Barcelona.  

10. Poder escribir, sobre todo en este blog. Y lo mejor de todo: saber que hay gente que lo lee :-) 

2 comentarios:

Bubble Tea♨ dijo...

"Mi hoy. Lo que me hace feliz en este momento exacto, sin pensar en lo que se ha quedado atrás (sea malo o bueno) y sin analizar o intentar adivinar lo que trae el futuro, que al fin y al cabo aún no existe."
No se pudo expresar mejor!
Encantada principalmente con la número 6, es como visualizarlo en un libro.. Happy Weekend~ ^^

ROSA G.C. dijo...

Me alegra que un día decidieras salir de tu país buscando un horizonte sino mejor por lo menos distinto y aterrizaras aquí en Barcelona, porque gracias a ello he podido cruzarme contigo en el camino y conocer a una persona formidable que desde el primer momento congenié.
Un beso
Rosa.-