miércoles, 21 de septiembre de 2011

La Peste del Insomnio



"Así continuaron viviendo en una realidad escurridiza, momentáneamente capturada por las palabras, pero que había de fugarse sin remedio cuando olvidaran los valores de la letra escrita."

(Gabriel García Márquez. Cien Años de Soledad)




¿Esto del insomnio es una peste de puro olvido como la que sufrió Macondo, o será que hay escasez de sueños y los pocos que hay no alcanzan para todos?


¿Hay más soñadores que sueños disponibles? ¿O quizás no se trata de una escasez generalizada, sino de un simple problema de auto abastecimiento personal? Que algunos nos pasamos tanto tiempo soñando cosas, imaginando historias y amores, que llega un momento en que por lógica se agotan las existencias...Y cuando eso pasa ¿qué se puede hacer? ¿hay algún sitio donde se pueda reponer stock? ¿cuánto cuesta esto? ¿es viable hipotecar el alma para poder seguir soñando? ¿o es preferible asumir el insomnio con lucidez y resignación?


Quizás lo que necesitamos no es un somnífero que nos atonte las ideas y nos libre de todo mal como seguramente recomendarías los más enterados, sino un antídoto contra la desesperanza, o mejor aún, un remedio como el de Aureliano Buendía, que nos ayude a espantar los estragos del olvido y la soledad a punta de palabras, aunque sólo sea un rato...

No hay comentarios: