miércoles, 7 de septiembre de 2011

3.000 is a magic number


  

   Se dejó caer como quien no quiere la cosa. 

   Además, sospecho que llegó desde Google, y era uno de esos que se marchan decepcionados tras escribir "punto g" en la barra de búsqueda y darle al botón "I'm feeling lucky" sin saber que los caminos de Internet lo traerían hasta aquí. Puede que haya sido uno de los fieles -pocos, pero los hay- que recibió un aviso de actualización el lunes por la tarde y quiso saber más sobre "Una Chica que lee". O es probable que se tratase de uno de los lectores secretos que tengo, a los que no les gusta que se sepa que sigue un blog plagado de florecitas color rosa y textos que hablan de amor. Con un poco de suerte fue un seguidor nuevo, que aterrizó aquí siguiendo "La Ruta de los Elefantes" (que hasta ahora sigue siendo mi entrada más leída, aunque a mí me gusta más "Instrucciones para guardar un recuerdo") y luego se quedó un rato aprendiendo sobre "Electrónica Necesaria", conociendo los detalles de "La Revuelta de las Misses", descubriendo a Marina -la protagonista de "La Cita de los Jueves"- o leyendo el ultimátum de "Descerebrada". Lo cierto es que no sé quién fue ni desde cuál de los 41 países que aparecen en mi estadística de tráfico se conectó, pero el hecho es que esta semana el Punto de G alcanzó sus primeras 3.000 visitas. 

   Viniendo como vengo de un ambiente laboral online, con unos números delirantes a nivel de audiencia, de 8 cifras rotundas que ascienden cada 30 días y generan millones y millones de páginas vistas, tengo claro que este modesta suma de visitas no es mucho; pero ¿qué queréis que os diga?  para mí, que abrí este blog un agosto de hace tres años sin saber muy bien qué haría con él, es una marca importante. 

   Por aquí he festejado mi "cumpleaños español" los últimos dos octubres, he presentado y echado a volar a mis niños "Cuento Atrás" y "VerbiGràcia", y también he drenado despechos, bailado la monotonía y distraído a la angustia en momentos complicados de mi vida. Desde este  pequeño escenario he lanzado decenas de mensajes en botellas y me he adornado el cuerpo con joyas prestadas, he pintado al mundo como me gustaría que fuera y (lo más importante de todo este largo listado) he logrado conectar con gente que sintoniza con lo que escribo. No me canso de decir que ese privilegio es un regalo que me hace sentir inmensamente afortunada...

   Así que parafraseando un poco a Guille (el hermanito de Mafalda)  tengo que decir que me parece increíble todo lo que puede caber dentro de un número tan pequeñito. Y de nuevo debo dar las gracias a todos los que me han acompañado con sus visitas, incluidas las almas distraídas que siguen buscando sin mucho éxito el esquivo secreto del punto g femenino. Cuento con ellos y con vosotros para llegar a la siguiente marca ¡a por lo 4 Mil!

3 comentarios:

Bubble Tea♨ dijo...

¡FELICIDADES! Te mereces eso, y más ~ ;)

Isa dijo...

Ehorabuena guapísima! Sigue así, 4000, 5000 y cientos de miles. Te quiero

G dijo...

Gracias a las dos por seguirme, a pesar de los períodos de silencio y las rachas en las que no soy capaz de dosificar el drama. Este blog sería NADA sin vosotras :-)