miércoles, 7 de julio de 2010

Animal


-¡Carajo! -gritó.
Amaranta, que empezaba a meter la ropa en el baúl, creyó que le había picado un alacrán.
-¡Dónde está! -preguntó alarmada.
-¿Qué?
-¡El animal!
Úrsula se puso un dedo en el corazón.
-Aquí -dijo.

(tomado de "Cien Años de Soledad", Gabriel García Márquez)

No hay comentarios: