viernes, 12 de febrero de 2010

1 Canción de Amor y 12 Razones Desesperadas


Lo que sigue después de este breve párrafo de introducción no es apto para todo publico y lo digo en serio. Creo en el amor, he sufrido y sufro las consecuencias de estar enamorada. He pasado en este estado el 95% de mi vida y pretendo que siga siendo así hasta el último de mis días. Junto a las chuches saladas y los zapatos de tacón, el amor es mi droga y soy una adicta confesa con nulas probabilidades de rehabilitación. Escribo, leo y respiro amor a diario, hasta el punto de haberme ganado una reputación de "novelera" que he de confesar me encanta y encuentro harto divertida.

Dejando esto claro clarísimo, es el momento de confesar también otra cosa: Odio el día de San Valentín. Y puedo explicarme. Estas son mis razones:

1- La 'iconografía' de "Valentine's Day" me resulta hortera. Según en dónde y el cómo los corazones no me molestan tanto, pero odio profundamente los cupidos y siento que un día no demasiado lejano los dioses se vengarán de Hallmark y todas las empresas que se han dedicado a convertir al buen Eros en ese angelito ridículo con peluquita de rizos rubios y piernas rechonchas.

2- No puedo con la combinación rojo-fucsia-rosado.

3- Salir la noche del 14F es una pesadilla: todo está lleno..restaurantes, cines, cafés, bares...todo hasta el mismísimo culo. Nada que se tenga que hacer en un lugar atestado de gente puede ser romántico.

4- Encuentro que las muestras de cariño por imposición son terribles. No me malinterpreten, sé de gente que realmente se toma esta fecha en serio y tiene un deseo genuino de festejar el amor hacia su pareja. Pero también sé de otras tantas personas que sufren secretamente, porque se sienten obligadas a montar una pequeña gymkhana para que su "media naranja" no se sienta decepcionada. ¡No hay derecho para que nadie pase por semejante stress debido a una fecha que no marca ningún evento importante en su historia! (sí, historia con minúscula, pero no por ello menos trascendente que su hermana mayor, la que se escribe con una hache de las grandes). Lo dicho, tanta presión es terrible. Lo que me lleva al siguiente punto...

5- San Valentín alimenta una visión distorsionada y poco realista del romance. Alimento que hemos tragado en grandes y poderosas dosis la mayor parte de las mujeres (sobre todo las que hemos nacido del otro lado del charco) gracias al pastel empalagoso del cine made in Hollywood, los culebrones, las novelitas 'chick-lit' y otras municiones mas, todas de mucho calibre. Este empacho de fantasía puede crear expectativas desorbitadas de "porque yo lo valgo" en según qué cabezas. Y en vísperas de la citada fecha, generar una atmósfera de manipulaciones variadas y terrorismo psicológico que son cualquier cosa menos románticas.

6- Y vuelvo a enlazar. Un mega-plan al mejor estilo de producción cinematográfica NO expresa bajo ningún concepto la calidad o magnitud del amor que se siente. En mis primeros meses en Barcelona hubo quien se tomó el trabajo de preparar para mi un recorrido casi casi digno de Amelie, que acabó en un lugar hermoso con un cartel que ponía 'Aquí te espero'. Maravilloso. Extasis total. Explosión de amor. ¡Y un cuerno...! (en realidad mas de uno...nunca llegué a saber la cantidad exacta, pero eran varios) porque este señor tan creativo, interesante y guapo tenía otras muchas Amelies más regadas por todo el patio. Una joya, vamos. Pero eso si, un tipo muy 'romántico'. Si esto es el amor de verdad yo me bajo en la próxima parada, gracias.

7- Aunque esta frase sea un tópico, es real (además, qué mejor fecha para tirar de tópicos que esta...): EL AMOR SE CELEBRA A DIARIO. Si te toca esperar que sea 14F para que te hagan sentir especial tengo el deber de informarte que estás muy jodida/o.

8- Y otro cliché para argumentar: el amor no es patrimonio exclusivo de las parejas que se lo
profesan. Esa es una de las muchas maneras en las que este sentimiento maravilloso se manifiesta...Se ama a los hijos. A los amigos. A los padres. Si me apuras, hasta a las mascotas. ¡Los emparejados no somos los dueños del amor...!

9- No hay derecho para que mucha gente fantástica, guapa e inteligente se sienta discriminada en esta fecha por el simple hecho de ser soltera. Creo que esto es con diferencia lo que MÁS detesto de San Valentín. Y sí, hay un puñado (mínimo, por cierto) de personas a las que realmente he comprobado que el 14F se las trae floja. Pero el tufillo a resignación forzada que precede a la fecha se siente en el aire y es algo que siempre (estando sola o acompañada) me ha parecido muy injusto. Qué suerte vivir en España, en donde a la mayor parte de la gente que conozco de verdad se las repatea esta fecha. No me veo capaz de sobrevivir a un "Valentine's" gringo o maracucho nunca más en mi vida (todavía me estoy reponiendo del último y fue hace nueve años).

10- Vivir en Maracaibo me ha condicionado y es un hecho fundamental para la aversión que me genera SV. NO PUEDO con algunas de las manifestaciones variadas de amor que se prodigan en mi tierra, donde he visto cosas tan abominables como flores 'personalizadas' con los pétalos rotulados ("Te Amo" y "Te quiero" escritos con boli dorado) o esa moda que hay ahora, al mas puro estilo Ikea, en la que el enamorado galán redecora la habitación de la nena con un juego de cama nueva y pétalos, muchos pétalos, peluchitos y GLOBOS. Creo que si alguien me hace esto directamente me pongo a llorar. Y después salgo corriendo.

11- Basicamente, creo que el 'amor verdadero' (como la cancioncita aquella de Willy Colón, para los lectores latinoamericanos) es efectivamente un misterio...de hecho, es casi un milagro. Amarse es tan complejo y fascinante que para mí, merece un homenaje digno, personalizado, hecho a la medida de sus protagonistas, sea en la esfera que sea. Si tu manera es el cupido y la escalera de peluche rojo, entonces A POR ELLO y disfrútalo mucho: seguro que este será un gran fin de semana para ti, tu pareja y el sitio en el que te vas a dejar todos esos euros/bolívares/dólares. Pero si en el fondo de tu corazón fucsia y platé sientes que toda ese confetti te genera caspa, pasa del 14F y elige un día para ti, para reivindicar el lazo que te une a quien amas y celébralo a tu manera, da igual que no sea la fórmula hollywodense.

12- Para que vean que no soy El Grinch que un año más se robó San Valentín, de nuevo dejo de regalo un poema de Benedetti, quien siempre tuvo el don de poder describir las cosas sin prodigarse en excesos que puedan terminar en comas diabéticos innecesarios...

Me voy a festejar el día de San Cirilo monje y San Metodio obispo, como me recomendó alguien a quien quiero mucho que de vez en cuando se deja caer por aquí. Bon cap de setmana.


Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.



(Esta entrada ya la publiqué casi idéntica en mis FB Notes en 2009, pero la he reciclado para compartirla con el resto de mis lectores. Pido humildes disculpas a los que ya la conocían..)

No hay comentarios: