viernes, 7 de agosto de 2009

Atraco Vespertino


Una tarde de primavera, mientras me tomaba una copa de vino blanco en una terraza, un hombre alto y bien vestido se sentó en mi mesa:

-Manos arriba.

-Perdón?....

-¿No me escuchaste? dije MANOS ARRIBA.

-(¿?)

-Te estoy atracando...

-(¡!)

-¿Subes las manos o quieres que me ponga agresivo? Igual no te has dado cuenta, pero vengo armado.

-No hombre, no...Faltaría más...Ya está ¿ves?

-Bien, ahora te toca elegir, guapa...¿el bolso o la vida?

-¿Y si te digo que mi vida está dentro del bolso?

-Más fácil me lo pones...Trae...A ver, qué tenemos por aquí...

-Ya te lo dije, mi vida.

-Ya veo...Esto de aquí son tus certezas ¿no?...'Tengo a los mejores amigos del mundo', 'Soy feliz con mi pareja', 'Me gusta mi trabajo'... Estas se venden muy bien, me las llevo.

-¿Tienes que llevarte la de la pareja? tiene valor sentimental. Además, me costó mucho encontrarla...

-¡Ja! Y tanto que me la llevo, a esa en particular le puedo sacar mucho en el mercado negro...Vamos a ver...Qué más, qué más...Oye ¿esta bolsita de aquí es lo que yo creo es es?

-(Mierda...)

-Lo sabía ¡hoy es mi día de suerte!

-Son bastante personales, no creo que te sirvan de mucho...

-¿Que no? Cariño, no sabes cómo se cotizan los sueños y deseos en la banca paralela. Hay una escasez que te cagas y siempre se pueden vender al doble o triple de su valor original...A ver de qué van los tuyos...'Tener un hijo'...¡Bueh!...De los más frecuentes, pero se le puede sacar algo...'Comprar un piso nuevo y a buen precio'...También es normalito, sobre todo en época de crisis, pero si lo combino con alguna otra cosa seguro me gano unos euros extra...'Ir a Tokio', 'Saltar en paracaídas', 'Adelgazar cinco kilos'...No está mal, pero esperaba cosas más originales en una chica como tú...¿No llevas fantasías sexuales?...¿Algún deseo prohibido quizá?...Por cierto, no adelgaces nada que te veo muy bien como estás.

-De esas que dices tengo, pero no suelo llevarlas encima. Y gracias por el piropo, pero aunque te lo lleves tengo más deseos de adelgazar guardados en casa.

-Tú misma. Y déjame adivinar: no llevas fantasías sexuales en el bolso porque no las usas (qué desperdicio, de verdad). Pues no sé qué decirte chica, tus deseos me parecen de los más vulgares...

-Te dije que eran bastante personales. Si no te gustan, no te los lleves.

-Eso es lo que tú piensas, que son únicos y personales. Pero yo me dedico a esto y créeme, todo el mundo desea más o menos lo mismo. Lo único original que tenéis los soñadores es precisamente eso, que soñáis...Ahora, lo que queréis hacer está muy visto todo...No te confundas, que igual me los llevaré...Aunque, espera un momento...¿Y este de aquí?

-¿Cuál?

-Este que está al fondo...'Publicar un libro'...¿En eso trabajas, eres escritora?

-No, no...Para nada...Es una tontería mía nada más. Yo trabajo en un banco.

-'Publicar un libro' es un sueño más frecuente de lo que crees. Cuando tengo uno de estos me lo compran muy rápido por un precio decente, el problema es que no es un deseo que funcione así porque sí...Tiene que venir acompañado de otra cosa que sí es muy difícil de conseguir  y se cotiza muy bien...

-¿Qué cosa?

-Espera...Espera...(mira que hay mierda en este bolso)...¡Ajá! aquí está...Ya me parecía que tenías pinta de estar enganchada a esto... 

-Oye no, por favor, eso si no. ¡No me quites eso que es irremplazable!

-No, no lo es. Siempre te puedes encontrar con un ladrón simpático como yo que te la devuelva por el doble de lo que te costó. Despídete de tu imaginación, ahora es mía. Y sigamos buscando, que con todo lo que he encontrado en tu bolso igual me pego ese viajecito a Bali que quiero hacer desde hace tiempo, cuando atraqué a un guiri borracho que tenía una mochila entera llena de recuerdos de viajes...

-Pero bueno...¿Qué mas quieres?...¡Allí ya no hay nada!. Tienes un botín más que aceptable, te lo has llevado todo.

-No, todo no. Aquí hay un par de cajitas con dudas y complejos, pero esa mierda no se vende. También tienes una lista negra con los nombres de tus enemigos que no me sirve para nada y un neceser lleno de potingues...Fíjate...Aquí están tu sentido del humor, tu risa, tus recuerdos felices...Eso, aunque podría sacarle una pasta prefiero dejártelo.

-Vaya...qué generoso de tu parte.

-No te me pongas irónica, que igual cambio de opinión. Lo hago porque me has caído bien. Además, me gustan mucho tus piernas...

-¡Bueno! lo que me faltaba...¿Me devuelves mi bolso, por favor?

-Todavía no...Espera un segundo, que este bolsillo de aquí aún no lo he mirado...Hmmmm...Esto me gusta.

-¿Qué es?

-Esto.

-Joder...¿se puede saber qué se supone que vas a hacer con eso? Es imposible que lo vendas, tiene número de serie, certificado de propiedad y está asegurado con varias alarmas, en cuanto intentes ponérselo a alguien se activarán todas al mismo tiempo y en menos de dos horas estarás en la cárcel...No inventes y déjalo donde estaba.

-¿Y quién te dijo que lo quiero para vender?

-¿Y para qué otra cosa lo ibas a querer?

-Para mí. Los colecciono.

-¡¿Qué?!...

-Es un pequeño vicio que he adquirido con los años. No creas que me los llevo todos ¿eh?...Sólo los que son muy especiales. Y el tuyo lo parece.

-Vamos a ver, déjame confirmar que he entendido bien....¿Coleccionas corazones?

-No. Colecciono corazones de mujeres, para ser más exactos. Y ya te lo dije, pese a ser un atracador y parecerte un golfo, no me los llevo todos, sólo lo que tienen algo original y diferente...Yo que sé...Mujeres con un puntito particular, no sé si me explico.

-Perfectamente. Pero sigo sin entender para qué coño quieres tener una fila de corazones femeninos en una balda de tu casa...¿qué haces con ellos?

-Nada. Quedármelos.

-¿Y después?

-Después nada, lo único es que esas mujeres ya no pueden vivir sin mí.

-Eres un psicópata...

-Bueno, tampoco es para tanto. Hay miles de hombres con el mismo hobby, sólo que no lo hacen público. Yo al menos tengo una vitrina muy chula en donde los expongo con orgullo, pero sé de gente que los aplasta debajo del colchón o los apila de mala manera en una caja. Tienes suerte, yo cuido mucho mi colección.

-Ya. Pero es que mi corazón no vale la pena, míralo bien. Tiene un par de magulladuras gordas y una grieta grande en el lado izquierdo...¿lo ves?. Está muy usado.

-No pasa nada. Me gustan las mujeres con corazones que ya tienen un kilometraje. Lo siento guapa, pero me lo quedo...

-¿No hay vuelta atrás?

-No. Aprovecho y me llevo esto de acá también...

-Esto es el colmo...¡Haz el favor de quitar la mano de allí!

-Que no...A ver, dámelos, que sé que los tienes escondidos en el sujetador...

-No quiero.

-Sí quieres. Y no te pongas dura, que por muy amistoso que me veas soy un hombre armado, ya te lo dije.

-Vale...Aquí están...

-Perfecto. Estos besos tampoco los venderé, no te preocupes. Los agrego a mi colección, pondré uno a cada lado de tu corazón.

-Haz lo que quieras. ¿Ahora si me das mi bolso?

-Sí, toma. Por cierto, límpialo un poco, que llevas mucha mierda y trastos inútiles. Con tanto peso debe dolerte mucho la espalda...Adiós guapa, igual te llamo un día de estos, por si quieres ver tu corazón de nuevo.

-Gracias, muy considerado de tu parte...

-Sin sarcasmos ¿eh? que a lo mejor me arrepiento. Adiós. Y disfruta la copa de vino, va por mi cuenta.

  Lo vi alejarse mirando a las personas de la calle mientras sonreía, seguramente calibrando lo que podían llevar encima para atracarlos también. Abrí el bolso para hacer un inventario de mi pérdida, pensando que a pesar de todo el jodido ladrón no había dado con mi posesión más importante. Pero me equivoqué. Sin duda había caído en manos de un profesional. 

  En el doble fondo donde la escondía, me encontré con varias cosas que no tenía antes y que seguramente eran un souvenir de aquel delincuente... Un par de papelinas de sobresalto, un frasquito con dudas y (lo peor de todo...) un nuevo deseo feliz que apenas dejaba sitio para todo lo demás. También había una notita suya que sólo Dios sabe en qué momento logró escribir, pues durante el atraco no le quité la vista de encima y nunca le vi sacar papel ni bolígrafo: "Lo que buscas también me lo he llevado". Por supuesto, hablaba de mi tranquilidad. Mi preciosa tranquilidad que también se había esfumado junto con mi corazón, mis deseos, mis certezas y mi imaginación. Aquel condenado hombre me había robado la vida en quince minutos y se había quedado tan ancho. 

  Desde aquel día me paso una o dos veces a la semana por aquella misma terraza, con la esperanza de encontrármelo y poder convencerlo para que me devuelva aunque sea una parte del botín. Estoy dispuesta a hacer un trato con él y hasta a pagarle rescate. Pero hasta ahora no ha habido suerte. Sigo irremediablemente en sus manos. 

 

Dedicado a todas mis amigas que han sido atracadas. Y a sus respectivos atracadores también. 

(Ilustración: María Raquel Ferrer ©)

4 comentarios:

G dijo...

Oh comiteros, comiteros...Si pasáis por aquí: Mil perdones por el vil uso de guiones en un diálogo cuando correspondía una raya (o guión largo). Originalmente estaban puestos, pero tuve problemas importándolos desde Word a Blogger...Que los rayos vengadores de los Dioses de la Ortografía y la Puntuación no caigan sobre mi cabeza...¡Clemencia, por favor! ¡Piedad!

(...)

eSadElBlOg dijo...

¿Todos los atradores dejan un sueño sorpresa enorme? Por que yo debo tener escondidos uno en el bolso, uno en el coche y uno en casa.




y... repasando tu relato me pregunto si "-(¿?)" no debería ser "-(¿...?

G dijo...

El sueño sorpresa/deseo inesperado es la especialidad de esta panda de impresentables. No es que pesen mucho, pero al ser baratijas de atracador no deberían ocupar tanto espacio...

Con respecto al '¿?'...Tendríamos que consultar el Gran Oráculo (Oh no...¡He escrito 'culo'!)

Sonia dijo...

Qué bueno! Me ha encantado, me has tenido atrapada y sonriente desde el principio. La idea es super original y está además muy bien trabajada. Felicidades!